Deportes permitidos y prohibidos en el embarazo

Deportes permitidos y prohibidos en el embarazo

Hay mujeres deportistas que han seguido practicando su deporte e incluso compitiendo al máximo nivel durante la gestación. 

De cualquier manera, aunque no se sea deportista de élite, es indudable que la práctica deportiva aporta grandes beneficios físicos y psicológicos, también durante el embarazo. Aunque, todo depende de las condiciones físicas de la embarazada, del deporte elegido y del modo en que lo practique.
 
 Ropa deportiva para embarazada

MUCHOS BENEFICIOS

Si se excluyen los embarazos delicados, los deportes con riesgo de golpes o caídas y las prácticas extenuantes, no hay inconveniente en que las mujeres mantengan algunas rutinas deportivas durante casi toda la gestación.
Si eres deportista, consulta con tu ginecólogo si puedes seguir practicando tu deporte favorito durante el embarazo.
Practicar un deporte que nos gusta, nos proporciona mayor sensación de bienestar general, mejor resistencia física, más autoestima y seguridad emocional, más refuerzo muscular en la zona pélvica…
También mejora la circulación sanguínea y la capacidad pulmonar, regula el ritmo intestinal y aumenta las defensas inmunológicas, de forma que previene enfermedades.
Y además, está demostrado que es un estupendo antídoto para combatir algunos síntomas habituales del embarazo, como la fatiga, el insomnio, el estrés, el dolor lumbar, los calambres…
Otro beneficio añadido es que el ejercicio que se domina nos pone en comunicación con el cuerpo y nos ayuda a tomar consciencia del embarazo.


EN ESTOS CASOS, EVÍTALO

Sólo en algunos casos, poco frecuentes, el ginecólogo recomienda no realizar ninguna actividad física.
Por ejemplo, si sufres hipertensión arterial, problemas cardiovasculares o de tiroides, abortos previos, embarazo múltiple, placenta previa o rotura prematura de membranas.
Una vez que hayas dado a luz, pasada la cuarentena, ya no hay problema para que inicies el deporte que desees o retomes tu actividad habitual, salvo que te hayan hecho cesárea.En estos casos se recomienda no practicar ningún ejercicio hasta pasados dos meses del parto para proteger el suelo pélvico.
Deporte y embarazo excepción
Por lo demás, no hay excusas: mantenerte en forma es beneficioso, ponte el chándal y a entrenar.

Categories: deporte y embarazo, salud embarazo, salud en el embarazo

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *